Aprender a decir Adiós

Qué difícil temática. Muy, muy difícil.

Asumir el fin de una etapa es una de las cosas más duras a las que me he tenido que enfrentar. Entender que la vida esta compuesta de capítulos es algo que no te enseñan en la escuela. De hecho hay demasiadas cosas que no nos enseñan -Vaya se me está ocurriendo el tema de la próxima entrada…

Comparto con vosotros esta pequeña reflexión. Dejar la vida que cree en Escocia para volver a España fue otro punto de inflexión en mi vida, más leve pero aún así de un impacto considerable. Espero que os guste y recordar, si queréis recibir contenido como este directamente en vuestra bandeja de entrada -y de forma totalmente gratuita- sólo tenéis que darle al botón de suscripción!

                        18/05/2015

Este año he aprendido muchas cosas… y una de las más difíciles ha sido a decir adiós. 

Con las nuevas tecnologías tengo la sensación de que estamos perdiendo parte de nuestra autenticidad. Decimos cosas bonitas por escrito pero a la hora de decirlo en persona nos cuesta. Confiamos nuestra historia a un aparato con la esperanza de que al otro lado una persona conecte con nosotros, cuando la única conexión posible es aquella que existe cara a cara. 

Este año he tenido que despedirme de la vida que cree en el extranjero, de mis amistades, de aquella ciudad que un día fue una extraña y a día de hoy se ha hecho un hueco en mi corazón. Los recuerdos no han parado de llamar a las puertas de mi memoria y, como buena anfitriona, les he dejado entrar. No obstante sé que la hora de despedirse llegó hace tiempo. Sabéis, lo fácil habría sido no volver, despedirme por escrito y continuar con mi vida… Pero una vez desafías las leyes de la conformidad te das cuenta de que el crecimiento y enriquecimiento personal tienen como apellido la incomodidad. 

Asique sí, me fui a despedir, a recoger mis cosas, y sí, fue duro, nostálgico pero muy bonito al mismo tiempo. Me dí el derecho de abrazar y ponerme al día con algunas de aquellas personas que han contribuido a crear una experiencia tan maravillosa. 

Sabéis, es difícil decir adiós. Muy en el fondo quieres creer que no será para siempre, que quizás, algún día, volverás a ver a aquellos que llamaste amigos; volverás a pasear por esas calles empapadas de lluvia y a soñar como esa niña que un día decidió dar un vuelco a su vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s