El Renacido

¡Hola holita!

Bueno bueno, que ya estamos a viernes… ¡Y cómo llueve!

Voy a seros sincera, la lluvia no es de lo que más me agrada, sobre todo cuando llevo el pelo recién lavado, o hace viento y como el paraguas se me rompe pues me pongo la capucha y mis gafas se empapan y al final voy medio ciega por la calle. Pero dejando atrás estos pequeños detalles, debo reconoceros que cuando fui a Madrid estas Navidades recé por que lloviera, y lloviera mucho. Cada vez que notaba la sequedad de la ciudad me daba una pena la escasa vegetación que tenemos por ahí… es como si escuchara sus suplicas.

Además, ¿a quién no le gusta estar en casita, calentito viendo llover desde la ventana? Es uno de las sensaciones más ricas que hay.

La semana pasada vi la película The Revenant -El Renacido- y el making off -detrás de las cámaras. Qué decir que es una recomendación sin precedentes. Una película de supervivencia y venganza, que muestra unos parajes impresionantes y que me ha hecho reflexionar sobre el increíble poder que tiene la naturaleza sobre el hombre. Cuando terminó la película, me quedé en ese estado de trance en el que uno se queda cuando sabe que acaba de presenciar algo maravilloso. No pude evitar añorar una sintonía con la Naturaleza que en mi opinión, forma parte de nuestra condición humana y que, a día de hoy, se ha convertido en refugio para algunos cuando necesitamos desconectar del mundo… y volver a conectar con nosotros mismos.

Cada vez que escucho que están arrasando con los bosques, que están expulsando a indígenas de sus hogares por simple avaricia y estupidez humana que pongo enferma. Es una impotencia saber que todos los años la tecnología alcanza innovaciones sin precedentes y aún siguen sin aplicar una solución definitiva que respete el medio ambiente, incluyendo fauna y flora.Venga hombre, y yo soy tonta y me lo trago no te jode.

No sé chicos, ¿recordáis que os dije que había empezado a “meditar” y estaba escuchando música relajante y todo eso? Pues me hace gracia que el 99% de esas músicas imiten sonidos de riachuelos, pajaritos, etc., etc. y nos vendan el cuento de que meditar es pro, que estas músicas son la pera de la repera, cuando en verdad lo que nos está ayudando a relajarnos es sentir ese contacto ilusorio con la naturaleza; con nuestras raíces. O lo típico de que ahora se lleva la comida sana, y aprovechen para vender productos orgánicos por un precio mucho más alto del que te cuestan los que infestan de pesticidas y movidas. Pues no sería mala idea tener mi propia huerta porque a este paso… No digo que sea malo que quieran evitar plagas, pero estaréis de acuerdo conmigo en que ver fruta literalmente perfecta en el supermercado normal, normal… no es. Pero bueno, ya dedicaré otra entrada a hablar de mi indignación sobre la inmensa cantidad de comida que se tira todos los días, porque como me ponga hoy no termino nunca.

Asique recordad, película The Revenant para este finde si no la habéis visto, y si ya la habéis visto no olvidéis comentar qué os ha parecido 😉

 

¿Te gustaría recibir contenido como este directamente en tu bandeja de entrada? ¡Únete a nuestra comunidad de seguidores!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s