Vive tus sueños

Hello people!

Voy a empezar hablando de los miedos. Sí, esos fantasmillas que se hacen más fuertes a medida que pensamos en ellos. De hecho, podrían hacerse tan grandes, hasta el punto de bloquearnos y dejarnos en un estado de dejadez y desorientación durante mucho tiempo.

El miedo, amigos, es algo que forma parte de la condición humana. Ojo, aquí no estoy hablando de un miedo real -andar sola por un callejón de noche y que se acerque un grupo de desquiciados, por ejemplo. El miedo del que estoy hablando es un miedo psicológico, aquel que nos hace replantearnos lo que hacemos y si estamos dispuestos a traspasarlo.

Estoy aprendiendo que la única forma de avanzar es hacer frente a aquello que nos frena; los obstáculos miden nuestra fortaleza, nuestra persistencia y nuestras ganas de conseguir algo. Lo gracioso es que una vez hacemos frente a esos miedos, nos damos cuenta de que no era para tanto y, sin embargo, siempre nos cuesta dar ese primer paso:

– Me quiero cambiar de ciudad pero…

-¿Y si cambio carrera?

-¿Lo mando todo a la mierda y creo mi propio negocio?

Les Brown introduce una de sus muchas charlas con la siguiente frase: “you can either live your dreams, or your fears” Que viene a decir: “puedes vivir tus sueños, o tus miedos”. Vamos a pensarlo por un momento, porque creo que es importante que miremos a nuestra vida de vez en cuando y nos preguntemos si esto es realmente todo lo que queda o, si por el contrario, hay algo más ahí fuera para nosotros. De verdad quiero que te preguntes hasta qué punto estás haciendo todo lo que puedes por sacar el máximo partido de tus habilidades. Jim Carrey dijo algo muy acertado en un discurso que dio a los recién graduados de la Maharishi University of Management: “you can fail at what you don´t want, so you might as well take a chance on doing what you love”. Con esto básicamente quiso decir que existe la posibilidad de fracasar haciendo algo que no nos gusta, así que quizá debamos apostar por hacer aquello que nos apasiona. Esto me abrió los ojos en su día, porque la perspectiva de vida que nos espera en función de qué camino sigamos puede crearnos o destruirnos. Incluso en el supuesto de que no consiguiéramos alcanzar ese objetivo en particular, la persona en la que nos vayamos a convertir en el proceso de alcanzarlo va a ser totalmente distinta a la que nos convirtamos si trabajamos en algo que nos genera malestar físico, mental y emocional. Merece la pena. Merece la pena hacer justicia a nuestros sueños y aspiraciones porque por alguna razón nos habrán sido dados.

 

¿Quieres recibir contenido como este directamente en tu bandeja de entrada? Únete a la comunidad de seguidores de Destino… Mi odisea 😉

Anuncios

2 thoughts on “Vive tus sueños

  1. Y qué razón, lo dice una que ha estado nueve años atada a un trabajo que no estaba ni pizca de relacionado con lo que quería ser… 🙂 pero una vez descubres que vales para muuuuuucho más, es muy reconfortante. Gracias por toda la motivación a encontrar el camino. Un saludo y feliz entrada de la primavera.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s