5 Lecciones que he aprendido a los 20

¡Hola chicos!

Se acerca el final de curso y estos días no puedo evitar echar cuentas de todo lo que he vivido desde septiembre del año pasado.

Ha sido un curso con subidas y bajadas, días de adaptación y retos sin precedentes. A veces me preguntaba por qué me sucedían algunas cosas, si lo único que estaba haciendo era esforzarme por hacer lo correcto. Ahora miro hacia atrás y me doy cuenta de que todo lo que me ha sucedido y el cómo he reaccionado ante ello, me ha llevado hasta este mismo instante. Y me encanta este instante.

Os voy a dejar 5 valiosas lecciones que he aprendido durante los últimos 8 meses, espero que os ayuden en vuestra situación personal:

 

CONCIBE EL DINERO COMO UN MEDIO Y NO COMO UN PROPÓSITO

coins-948603_1280.jpg

El tema del dinero nunca había estado tan presente en mi vida como ahora. La única razón es porque este curso he tirado de ahorros -la independencia económica conlleva mucha responsabilidad e influye totalmente en la toma de decisiones. De hecho, desde que tuve mi primer trabajo, hace ya casi 2 años, ha habido un debate constante entre mi mente y mi corazón sobre el sentido de la vida. Trabajar es muy duro si estas haciendo algo que no te enriquece ni te motiva. Sí, conoces mucha gente -los hay simpáticos y los hay insoportables- y sí, trabajar te da caché y experiencia, pero al final del día solo somos niños con sueños. Por eso os digo, de mi propia experiencia, que lo único que me motivó a ir a trabajar cuando muchos otros jóvenes estaban durmiendo o de juerga fueron las ganas y la ilusión por hacer esta carrera.

¿He querido tirar la toalla? -Más de una vez

¿Ha habido días que prefería inventarme una excusa y no ir a trabajar? – Más de uno. Pero no lo he hecho. He ido todos y cada uno de los días.

Sé que no lo habría conseguido de no haber sido por esta motivación externa.

 

NUESTRO CUERPO ES LA MEJOR ALARMA PARA SABER CUÁNDO ECHAR LOS FRENOS

Del mismo modo que el trabajo ha sido para mí un medio para conseguir unos propósitos determinados, también se ha llegado a convertir en un impedimento e incluso un atentado en contra a mi salud. Nuestro cuerpo tiene un límite que muchas veces nuestra mente no es capaz de admitir. Presionamos y presionamos hasta que llega un día en que nuestro cuerpo dice BASTA. Esto es muy importante que lo tengamos en cuenta, porque ese basta puede ser una llamada de atención o, como en peores casos ya ha sucedido -toca madera- para muchos fueron la llamada definitiva. Hay que tener mucho cuidado con el estrés, la ansiedad y el cansancio que puede generar el trabajo erróneo, en el momento equivocado. No pasa absolutamente nada si no sabes qué hacer con tu vida en estos momentos, o dónde estarás en 5 años. Tomatelo con calma, escucha lo que tu cuerpo te pide y ante todo, no actúes en tu contra. Sé tu mejor aliado, ya hay demasiados obstáculos por ahí fuera.

harmony-1229893_1280.jpg

VE Y LUCHA POR LO QUE MERECES

Es un reto amarse a uno mismo. Nos han dicho que es egoísta y es verdad que el capitalismo quiere crear una sociedad individualista. Pero os traigo buenas noticias: el ser humano es altruista, social. La única razón por la que funcionan las redes sociales es por nuestra necesidad de formar parte de un colectivo, de sentirnos parte de algo y de nuestra necesidad por ser aceptados. Y es por esa misma razón por la que funcionan las ONG o los portales de encuentros. Es absurdo buscar sólo una cara de la moneda… cuando esta lleva implícita dos. Por eso es importante ser conscientes de nuestra realidad del momento y analizar hasta qué punto estamos satisfechos; hasta qué punto somos conscientes de que merecemos algo más.

 

DEL MISMO MODO QUE QUIENES NOS RODEAN NOS INFLUYEN, NOSOTROS TAMBIÉN TENEMOS LA CAPACIDAD DE INFLUIR A LOS DEMÁS

earth-112388_1280.jpg

Sí que es verdad que quienes nos rodean nos influyen, pero no sé hasta qué punto nosotros provocamos que esto sea así. Me explico: es difícil que una persona insegura, decaída y sin confianza se junte intuitivamente con gente potente, segura y activa. *Os recuerdo que todo esto lo digo de mi propia experiencia, y cada caso es excepcional y válido*

Porque cuando yo estoy decaída, es como si todo el que me rodea estuviese siempre de mal humor, negativo, sin ganas de hacer nada… En cambio, cuando estoy activa, segura de mi misma, feliz y alegre la cosa cambia. Es como si mi actitud ante el mundo y las personas tuviese tanto o más poder de influir la situación que viceversa.

 

CUANDO LA SITUACIÓN PAREZCA MÁS COMPLICADA, DIFÍCIL E IMPOSIBLE QUE NUNCA: SIGUE

Valiosa lección que he aprendido. A veces luchamos por conseguir algo -un ascenso, un sobresaliente o una ayuda económica- y parece que cuanto más lo intentamos, más se vuelve la situación en nuestra contra. De repente, la vida “aparentemente” no para de echarnos piedras por el camino, cuando creemos que lo vamos a conseguir se nos olvida poner el nombre en el examen, estamos en medio de un atasco o simplemente otros no han hecho bien su trabajo, y todo esto influye directamente en el camino hacia el éxito que queremos alcanzar. Hasta que un día, tras librar infinitas batallas, vuelve a surgir otro obstáculo. Pero este obstáculo es diferente, es diferente porque no es el primero, ni el segundo, ni el tercero… Este obstáculo es el duodécimo y pesa infinitas veces más que todos los obstáculos anteriores juntos.

holzfigur-980784_1280.jpg

De repente, el día que tienes que entregar los últimos papeles para conseguir una ayuda económica, se te cae un taburete encima del dedo gordo del pie y te cagas en todo del maldito dolor. Pero entonces, algo hace clic y pasas del dolor a la risa porque sabes que ahí está la vida o la ley de Murphy, haciendo sus jugadas y sin saber cómo ni por qué, tienes la certeza de que pase lo que pase debes entregar esos papeles. No sabes si te has roto el dedo, o tienes una contusión, tampoco sabes si al final te darán la beca o surgirá otro impedimento, lo único que sabes es que debes entregar esos papeles como sea, y luchar hasta el último suspiro por conseguir esa ayuda porque lo mereces. No hay más, simplemente lo mereces. Y al final pasarán los meses y recibirás un mensaje concediéndote la beca, porque pasaste el obstáculo que pareció imposible de pasar y, una vez lo superaste, ya no hubo nada más que pudiera hacerte dudar.

 

¿Quieres recibir contenido como este directamente en tu bandeja de entrada? Únete a la comunidad de seguidores de Destino… Mi Odisea 😉

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s